Venezuela Desde 1989-2010


 Carlos Andres Perez es electo presidente constitucional de venezuela el 2 de febrero de 1989. Este seria ya su segundo periodo como presidente electo de venezuela, Perez llega al poder enfrentandose a una Venezuela undida en la pobreza gracias a que la economia del pais cayó a partir del endeudamiento que generó el país después del "boom" petrolero en los 70. A partir de ese momento, comenzó una caída paulatina a medida que el Estado venezolano aumentaba su recaudación y gastos. Esto causó una devaluación de la moneda en 1983. A partir de entonces las políticas económicas de los gobiernos de  Luis Herrera Campins y Jaime  Lusinchi no fueron capaces de frenar las espirales inflacionarias, generando desconfianza en las inversiones y pérdida de credibilidad en la moneda nacional. Algunas de las políticas que emplearon estos gobernantes fueron controles de cambio a través de RECADI (Luis Herrera Campins) y un control de precios (Jaime Lusinchi), medidas que devinieron en corrupción administrativa y mercados negros de divisas y bienes. Estas situaciones incrementaron la desinversión privada, generando una escasez gradual.
 Carlos Andres Perez ante esta situacion no tenia muchas posibilidades de manejo. Este anuncia un plan de austeridad consistente en la liberación de las importaciones, eliminación de los controles de precios, privatización de las empresas no estratégicas en manos del estado [cuyo logro principal fue la venta de la "Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV)", aumento del precio de la gasolina, congelación de salarios, reducción del tamaño del Estado así como del gasto público.
 Las principales medidas anunciadas fueron:
·       Someterse a un programa bajo supervisión del Fondo Monetario Internacional con el fin de obtener aproximadamente 4500 millones de dólares en los 3 años siguientes.
·       Liberación de las tasas de interés activas y pasivas en todo el sistema financiero hasta un tope temporal fijado en alrededor del 30%.
·       Unificación cambiaria con la eliminación de la tasa de cambio preferencial.
·       Determinación de la tasa de cambio en el mercado libre de divisas y realización de todas las transacciones con el exterior a la nueva tasa flotante.
·       Liberación de los precios de todos los productos a excepción de 18 renglones de la cesta básica.
·       Anuncio del incremento no inmediato, sino gradual de las tarifas de servicios públicos como teléfono, agua potable, electricidad y gas doméstico.
·       Aumento anual en el mercado nacional durante 3 años de los precios de productos derivados del petróleo, con un primer aumento promedio del 100% en el precio de la gasolina.
·       Aumento inicial de las tarifas del transporte público en un 30%.
·       Aumento de sueldos en la administración pública central entre el 5 y el 30% e incremento del salario mínimo.
·       Eliminación progresiva de los aranceles a la importación.
·       Reducción del déficit fiscal a no más del 4% del producto territorial bruto.
·       Congelación de cargos en la administración pública.
  Cuando el presidente Perez decide implementar este paquete de ajuste y de medidas económicas, financieras y fiscales. La creciente desaprobación de la gestión del Presidente Pérez, la ruptura con el partido Acción Democrática, la falta de nuevos liderazgos, tuvo como consecuencia que el paquete de medidas fuera rechazado.
  El 26 de febrero el ministerio de Energía y Minas anuncia el alza en 30% de los precios de la gasolina y el incremento de las tarifas del transporte público urbano e inter-urbano también en un 30% a partir del 27 de febrero, válido para los 3 meses siguientes, después de los cuales podrían aumentarse hasta el 100%.
  Las medidas económicas y sociales impuestas por el gobierno y la creciente tasa de pobreza, originaron la masacre y la ola de violencia llamada como el "Caracazo". Este comienza en guarenas localizada a unos 40 KM de la ciudad capital la cual se propaga muy rapido a travez de caracas y otras ciudades La Guaira, Valencia, Barquisimeto, Mérida, Guayana y los Valles del Tuy, convirtiéndose en poblaciones que saquearon supermercados, centros comerciales y establecimientos de todo tipo.
 Ante los saqueos productos de las medidas impuestas del presidente Perez y la incapacidad de la policía local para controlar los saqueos, el gobierno de Pérez empleó al Ejército como medio de contención de los hechos violentos ocurridos en toda la ciudad (se activó una estrategia de control de disturbios conocida como "Plan Ávila"). La cual le  confería al Ejército la custodia de la ciudad, habilitándolos para el uso de armas de guerra al momento de contener las manifestaciones. Algunos utilizaron armas de fuego para defenderse o atacar a los militares, pero las muertes de policías y militares fueron incomparables con las muertes de civiles.
 Hay un número impresionante de muertos, calculado según las fuentes, entre 300 y 500 muertos, enormes pérdidas materiales y miles de heridos. Fuentes extraoficiales señalaron que el número de muertos fueron más de 300. La represión fue especialmente dura en los barrios pobres de la capital.
 El poder ejecutivo suspendió las garantías constitucionales. Durante varios días la ciudad vivió sumida en el caos, las restricciones, la escasez de alimentos, la militarización, los allanamientos, la persecución política y el asesinato de personas inocentes.  Esta medida tuvo un alto costo. Según la O.N.G. de Derechos Humanos Cofavic el número oficial de víctimas no se corresponde con la realidad, y cita la aparición de fosas comunes como La Peste, donde según esta O.N.G. aparecieron 68 cuerpos sin identificar, "fuera de la lista oficial". Organismos no pertenecientes a las FF.AA. como la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), la policía Metropolitana y la policía Judicial PTJ, cometieron muchos abusos y asesinatos.
 No Obstante, hubo un aproximado de 2.000 personas desaparecidas durante el 27 y 28 de febrero de 1989. Por tal motivo, en los días y meses posteriores al Caracazo se produjeron gran número manifestaciones en su contra, las que conjuntamente con las críticas políticas formuladas por varios partidos y sectores, a él y a su programa, debilitaron el piso político en el que se sustentaba.
 Durante la crisis producida por la primera guerra del golfo, Venezuela aumentó su producción de crudo lo que supuso un alivio momentáneo a la situación económica aunque no disminuyó la conflictividad social.
 Consecuencia de esto se produjo una inestabilidad politica enorme, multiples manifestaciones e intentos de golpes de estado. En la primera intentona de derrocar al gorbierno comandado por varios oficiales medios de las Fuerzas Armadas, dentro de los cuales se destaca el Teniente Coronel Hugo Chavez uno de los organizadores de la primera intentona golpista de 1992, posteriormente es declarado culpable de dirigir la rebelión militar, siendo encarcelado y luego Sobreseído por el Presidente Rafael Caldera, tras lo cual gana las elecciones presidenciales celebradas en 1998. Mientras que el golpe de estado fue por el deterioro de la situación social y el aumento de la corrupción administrativa. Tras unas horas de incertidumbre, Pérez logró escapar en el maletero del vehículo de un jardinero del palacio presidencial, yendo a una planta televisa Venevisión, donde recuperó el control. Derrotada la sublevación por las fuerzas del presidente y recluidos sus cabecillas en prisión, Carlos Andrés Pérez se comprometió ante la opinión pública a corregir algunos aspectos de sus medidas; pero el proceso de deterioro no se detendría.
 Este tuvo un segundo intento de golpe de estado en ese mismo año el 27 de noviembre, en el cual fueron bombardeados algunos edificios publicos, entre los mas resaltantes el palacio de miraflores, El Ministerio de Relaciones Exteriores y el Aeropuerto La Carlota. Esta tambien resultada fallida mas no contribuyó a mejorar la ya desacreditada imagen del Presidente.
 En las elecciones municipales y regionales del 6 de diciembre de ese año su partido AD sufrió un duro revés a manos de los partidos políticos COPEI, el Movimiento al Socialismo (MAS) y la Causa Radical.
  En marzo de 1993 el Fiscal General de la República, Ramón Escobar Salom, introdujo una solicitud de antejuicio de mérito en su contra por el delito de "peculado doloso" y "malversación" de 250 millones de Bolívares (17 millones de dólares en esa época) de la partida secreta por cuyo manejo era responsable. Durante el proceso se reveló que dicho dinero había sido utilizado para ayuda internacional a la Presidente Violeta Chamorro en Nicaragua y la vicepresidente Yesseany Medina Parra.
  Una vez retirado de la Presidencia de la República Pérez fue confinado en el Retén Judicial de El Junquito y de allí, en aplicación de las previsiones legales relativas a límites de edad para el encarcelamiento, pasó a arresto domiciliario en su Quinta "La Ahumada", donde fue recluido en espera de la sentencia del caso. El 30 de mayo de 1996, la Corte Suprema de Justicia lo condenó por "malversación genérica agravada" a 2 años y 4 meses de arresto domiciliario. No se pudo comprobar la apropiación indebida de fondos públicos.
 En 1999, Pérez una vez en libertad, creó un nuevo partido: Movimiento de Apertura y Participación Nacional, conformado por independientes y disidentes de AD, pero con el objeto de conseguir un escaño de Senador y tal vez blindarse mediante la inmunidad parlamentaria de las nuevas acusaciones de corrupción que habían aparecido (existencia de cuentas secretas en Estados Unidos). A pesar de que obtuvo dicho escaño, la suspensión de las cámaras legislativas y posterior disolución del Congreso de la República, debida al proceso constituyente puesto en marcha por el nuevo presidente Hugo Chávez le obligó a presentarse de nuevo a las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente, pero esta vez no resultó electo, a pesar de haber obtenido una gran votación en su estado natal, Táchira.
 El 20 de diciembre de 2001, un juzgado de primera instancia de Caracas ordenó que Pérez, entonces en la República Dominicana, fuera detenido en su domicilio con carácter preventivo en relación con los fondos públicos desviados a las cuentas secretas.
 El 3 de abril la Cancillería del Gobierno de Venezuela cursó la petición oficial de extradición del ex presidente a la República Dominicana. Nunca se llevó a cabo dicha extradición. Hasta su muerte residió exiliado en la ciudad de Miami, (Estados Unidos) desde donde criticaba las políticas del actual Presidente de Venezuela, Hugo Chávez. El 28 de octubre de 2003 sufrió un accidente cerebro vascular que lo dejó parcialmente incapacitado.
 Como muchos políticos latinoamericanos, Carlos Andrés Pérez huyó del país. Su defensa fue asistida por el abogado y académico Alberto Arteaga Sánchez, cumpliendo con la pena que le impuso el máximo Tribunal del país. Aún hoy en día, el día de su muerte, se encontraba solicitado por casos de corrupción y permanecía con residencia en Miami, Florida, Estados Unidos. Sin embargo, las opiniones difieren. El diario argentino Clarín publicó en 1999 una nota de análisis donde se dice que la victoria del líder de AD contra los rebeldes "no sirvió para afianzar el sistema sino, por el contrario, para profundizar los cuestionamientos", y concluye que "la combinación de corrupción y ajustes económicos era más de lo que los venezolanos podían tolerar."
 En cuanto a su segundo período de gobierno, hoy se le reconoce haber colocado en puestos claves de gobierno a calificados técnicos y especialistas en el área económica (entre sus principales figuras estuvieron los Economistas Moisés Naím, Gerver Torres, Miguel Rodríguez Fandeo y Ricardo Haussmann, que a pesar de sus medidas o como consecuencia de las mismas se llegó a una inflación anual de hasta 81%, la quiebra de empresas como Viasa. El diario argentino Clarín describió las medidas económicas como "medidas de ajuste dictadas por el Fondo Monetario Internacional.


Carlos Andrés Pérez falleció a causa de un infarto, el 25 de diciembre de 2010, a la edad de 88 años, en el Mercy Hospital de la ciudad de Miami, en donde permanecia en calidad de exiliado desde el año 2000.
La familia del ex mandatario (Pérez Matos), anunció que las honras fúnebres, se llevaran a cabo el 29 de diciembre en el cementerio Our Lady of Mercy, al sur de la ciudad de Miami. Debido a una demanda judicial, introducida por la familia Pérez Rodríguez (Blanca Rodríguez, la ex-esposa del ex-mandatario), se suspendió la inhumación del ex mandatario, por orden del Juez de Miami-Dade, Gerald Hubbart. Luego se dió a conocer, que seria repatriado a Venezuela, para ser sepultado en su tierra natal, en Rubio, Estado Táchira, y no en la ciudad de Miami, como originalmente se tenia pensado.